Galletas de mantequilla de cacahuete

Galletas de mantequilla de cacahuete


Estas galletas de mantequilla de cacahuete son un clásico de la repostería americana, crujientes por los bordes y blanditas por el centro, con el saborcito salado que les da la mantequilla de cacahuete se convierten en un vicio, ¡no podrás comer sólo una!


Confieso que este fin de semana ha sido un poco desastre reposterilmente hablando. La idea que tenía era hacer unos muffins con pepitas de chocolate, pero no sé qué hice mal que fueron directos a la basura, se hicieron por fuera pero quedaron crudos por dentro y se hundieron y, aunque pude salvar 4 de 12, al haberse hundido quedaron muy feos, eso sí, estaban muy ricos, así que le tengo que dar otra vuelta a la receta porque están tan ricos que los tengo que compartir aquí para que los puedas hacer.



Galletas de mantequilla de cacahuete



Total, que después del desastre, como no tenía ingredientes para reintentar los muffins y tenía un bote de mantequilla de cacahuete de cuando hice las galletas de mantequilla de cacahuete y chocolate, decidí hacer las típicas galletas de mantequilla de cacahuete y, una vez más, cometí un fallo.



Galletas de mantequilla de cacahuete



Esta vez el fallo fue pequeñito, al hacer bolas con la masa para formar las galletas, estas se rebozan en azúcar, y ese fue el paso que se me olvidó hacer, así que bueno, yo lo pongo en la receta porque, aunque es un paso opcional, tiene que darle un contraste muy rico entre el dulzor del azúcar y el sabor salado de la mantequilla de cacahuete.



Galletas de mantequilla de cacahuete



Y después de confesar mis desastres, ¡vamos a por la receta!




GALLETAS DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE



Tiempo de preparación:
Tiempo de cocción:
Tiempo total:

Raciones: 24

Ingredientes: 

- 115 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
- 100 g de azúcar blanco
- 75 g de azúcar moreno o panela
- 1 huevo L
- 1 cdta de pasta de vainilla
- 125 g de mantequilla de cacahuete
- 195 g de harina de uso común
- 1/2 cdta de bicarbonato
- 1/2 cdta de polvo de hornear (levadura química Royal)
- 1/4 cdta de sal
- 35 g de azúcar para rebozar las bolitas (opcional)

Preparación: 


Puedes hacer la masa a mano o usar un robot de cocina, yo he usado la KitchenAid, en cualquier caso, sigue el mismo orden y ya está.

Pon el batidor plano y bate la mantequilla y los dos tipos de azúcar a velocidad media hasta que queden integrados.

Añade el huevo y mezcla a velocidad alta 1  minuto. Rebaña los bordes del bol con una espátula y mezcla un poco.

Añade la vainilla y la mantequilla de cacahuete a velocidad alta hasta que quede bien mezclado. Reserva.

En otro bol, mezcla la harina, el bicarbonato, la lavedura química y la sal. Añade los ingredientes secos a la mezcla que ya teníamos y bate a velocidad baja hasta formar una masa densa.

Cubre el bol con papel film de modo que toque la masa para que no forme costra y métela en la nevera un mínimo de 3 horas (puede estar hasta 2 días en la nevera).

Pon el horno a precalentar a 175ºC. Prepara dos bandejas de horno con papel de hornear.

Haz bolas del tamaño de una cuchara de las de servir helado o, usando una cuchara normal, coge más o menos cuaharada y media de masa y pásalas por el azúcar.

Colócalas en la bandeja dejando unos 5 cms de separación entre ellas (entran 12 en la bandeja del horno).

Presiona las bolas con un tenedor para crear el dibujo cruzado y hornea las galletas durante 11 minutos o hasta que estén doraditas por los bordes.

Saca las galletas del horno y deja que reposen 5 minutos en la bandeja. Después pásalas a una rejilla hasta que terminen de enfriar.

Se conservan dentro de un recipiente hermético durante una semana. También las puedes congelar y te durarán 3 meses en el congelador, simplemente sácalas un ratito antes para que se descongelen.

Si quieres tener galletas recién hechas en cualquier momento, puedes congelar las bolitas de masa y luego simplemente horneálas durante 1 minuto más, no hace falta descongelar previamente. La masa aguanta en el congelador 3 meses.



Fuente: Sally's Baking Addiction

Espero que te hayan gustado estas galletas de mantequilla de cacahuete y que te animes a hacerlas en casa. Y ahora es hora de que te confieses tú, ¿qué desastres culinarios has tenido? Me encantaría que me lo contaras en un comentario, ¡seguro que tienes alguna buena anécdota!

Eva

7 comentarios:

  1. ¡Ay Eva! No sé qué pasa que hay fines de semana que parece que nos ha mirado un tuerto (con todo nuestro cariño a los tuertos, por supuesto) y todo lo que preparamos sale un auténtico churro.

    La rabia que da por la inutilidad del tiempo invertido y por el desperdicio de ingredientes ¡con lo poco que me gusta tirar comida! Yo intento salvarlo todo, aunque claro, si es incomible, por mucha fe que tenga... Lo bueno es que hasta el momento a lo sumo me ha salido algo feo, o se ha roto al desmoldar, pero no he obtenido nada incomestible ¡toco madera!

    Los muffins me apasionan, tengo un montón de recetas en mi blog, pero las galletas de mantequilla de cacahuete no se quedan atrás así que para mí no hay mal que por bien no venga y me llego esta receta, que aunque no estén rebozadas ¡tienen una pinta brutal!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje es consuelo ver que no soy la única a la que le pasa, en fin, los he vuelto a preparar y esta vez con éxito, así que pronto os enseñaré la receta.

      Eliminar
  2. Jaja Eva!! Qué le vamos a hacer!!
    Esto te pasa a ti, me pasa a mi y creo que ha muchos les pasa.
    Yo tampoco entiendo cuando pasan estas cosas. Y dices.. he sido yo o la receta está mal??
    En fin.. que estas galletitas te han quedado de consuelo total. Se ven divinas!! Si mi hijo las pillara te deja sin ninguna. Le chifla este tipo de galletas.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hijo se las come de 3 en 3! Creo que de todas las galletas que he hecho, estas han sido las que más le han gustado.

      Eliminar
  3. ¡¡Hola Eva!! Los desastres culinarios nos persiguen a las blogueras constantemente, por lo menos a mi, ja, ja. Bueno, no es que sean a diario, pero al cabo del año, si son unas cuantas, ¡¡y da una rabia!! Bueno, a veces, de esos desastres salen también cosas buenas, y mira, de esos muffins que no te han convencido, hoy podemos disfrutar de estas galletas de mantequilla de cacahuete tan ricas. Y aunque no estén rebozadas en azúcar, se ven divinas, te lo aseguro. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que entre todas seguro que podríamos escribir un libro de anécdotas con los desastres culinarios que hemos tenido jaja. Gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Si yo contara todos mis desastres... tendría para más de un libro jajaja. Al final te han quedado unas galletas de lo más buenas, pero yo as rebozaré en el azúcar, soy muy golosa. Gracias por tu visita a mi blog. Bs.

    ResponderEliminar

Instagram